¿Cómo concentrarnos mejor y ser más productivos en el trabajo?

/concentracion-en-el-trabajo

¿Terminas el día con la sensación de no haber logrado todo lo que te habías propuesto? ¿Sientes que no eres productivo y te faltan horas al día para llegar a todo? Quizás te haces estas preguntas por las presiones que recibes bien sea de tus clientes, jefes, de tu entorno o de ti mismo. Por esto, adicionalmente te preguntas ¿Cómo puedo ser más productivo y concentrarme en el trabajo? ¿Cómo puedo hacer más cosas en menos tiempo?

Para ello, sería interesante preguntarte que entiendes por productividad y concentración en el trabajo. Puedes creer que significa emplear el tiempo de forma eficaz y hacer lo que más puedas con el máximo de rendimiento. Por el contrario, ser productivo y concentrarte en el trabajo puede ser para ti, dedicarte cada vez más a las tareas realmente importante y menos a las tareas de menor importancia, sin tener que trabajar más horas al día.

A continuación, te dejo 6 puntos claves que te ayudarán fácilmente a ser más productivo y concentrarte en el trabajo sin perder la calma y el foco:

 

  1. Dedícate a las tareas de gran impacto y reduce el trabajo de menor importancia.

Muy seguramente te dedicas a las tareas rutinarias de menor importancia para sentirte activo. Y es que es mas sencillo ponerte a trabajar en tareas cómo, llamadas telefónicas, responder email, reuniones.  Posiblemente, te cueste ocuparte y concentrarte en el trabajo de las tareas importantes, aquellas que te acercan a tus objetivos. Muchas veces, puede ser por no tener claridad en tus objetivos y no saber priorizar el trabajo de mayor impacto.

Comienza con pequeños cambios, por ejemplo, no tienes que estar revisando el correo electrónico a cada momento, establece momentos al día destinados a esta actividad. Y además, ordena tus objetivos según el grado de importancia y dedícate a dos o tres objetivos importantes durante el día.

 

  1. 2. Crear el ambiente de concentración en el trabajo adecuado sin distracciones e interrupciones.

¿Qué haces cuando tienes una fecha de entrega por vencerse? Quizás, buscas un lugar fuera de la oficina o de tu espacio corriente de trabajo, un lugar diferente donde puedas concentrarte en el trabajo.

Estés donde estés, en la oficina o en casa, tu ambiente de trabajo es fundamental para lograr una mayor concentración en el trabajo y productividad laboral. Por eso, desarrolla rutinas para realizar las tareas de mayor concentración. Podrías crea un entorno controlado de trabajo sin interrupciones externas y distracciones internas, para enfocarte en las tareas de mayor impacto.

Comienza con pequeños cambios, por ejemplo, define un espacio de trabajo cómodo y desactiva notificaciones, ponte en modo “no molestar”, tanto en tu móvil cómo en el ordenador.

 

  1. Aprovechas tus momentos mas productivos.

Algunas personas son más alondras que búhos, trabajan mejor a primera hora de la mañana que en la noche. Identifica cuales son tus horas de mayor productividad, aquellas donde te concentras en el trabajo mejor. Programa en tu agenda, los “momentos de alto rendimiento” para las tareas de mayor importancia.

Comienza con pequeños cambios, por ejemplo, agenda las tareas que requieren mayor concentración en los momentos de mayor energía y las tareas menores en los momentos de baja energía. Ahorra tu energía.

 

  1. Evita la multitarea

Contrario a lo que puedes pensar, hacer varias tareas a la vez te puede agotar más y puede hacerte menos productivo. En contrataste a esto, recuerda un momento específico cuando estabas centrado en una sola tarea, quizás lograste una alta concentración en el trabajo y fluidez, que te permitió trabajar más profundamente.

Comienza con pequeños cambios, por ejemplo, deja el móvil lejos de ti o ponte música, esto te ayuda a concentrarte en el trabajo y dedícate a una sola tarea por un tiempo determinado sin interrupciones.

 

  1. Aprende a decir “no”

A veces, por querer estar disponible para los demás, cuando te solicitan ayuda, no sabes decir que NO. Además, cuando te demandan un trabajo nuevo y no te puedes comprometer, aún así, dices que si.  Nuevamente la importancia de definir tus prioridades y con base a éstas, puedes decidir. No tienes por que comprometerte con todo, prioriza las tareas más relevantes y pospone algunas tareas para más adelante.

Comienza con pequeños cambios, por ejemplo, antes de decir SI a una nueva tarea o proyecto, piensa en su importancia, si te puedes comprometer o, por el contrario, mejor lo pospones.

 

  1. Organízate el día anterior

Antes de ponerte a trabajar en lo primero que te viene a la cabeza, el día anterior, organiza el trabajo del día siguiente. Revisa tu lista de pendientes, define tus prioridades. Puedes escribir tres prioridades del día, aquellas cosas que no puedes dejar de hacer y que al final del día te sentirás satisfecho si las realizas.

Comienza con pequeños cambios, deja un momento del día para pensar, evaluar y planear el día siguiente. Deja claro que quieres hacer, cuándo y dónde.  Recuerda dejar un tiempo en tu agenda para imprevistos y obviamente para el descanso.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.