, ,

¿Cómo aprender a decir «NO»?

Aprender a decir "NO"

“Si sacrificamos nuestros derechos con frecuencia, estamos enseñando a los demás a aprovecharse de nosotros” P. Jakubowski

¡Qué difícil es decir “NO” y qué culpa nos genera! Así que hoy, traemos la pregunta del millón: ¿Cómo aprender a decir «NO?

Aprender a decir “NO” cuando nos apetece, en el momento apropiado y de la forma apropiada: todo un reto.

 

¿Por qué cuesta tanto decir «NO»?

Parece sencillo, sin embargo, cuesta decir “NO”; nos genera culpa, miedo a ser juzgados. Se afianza en nuestros propios juicios; “si digo que “NO”, la persona se alejará de mí”, “no me va a tener en cuenta”, “no me va a querer”; o nos genera sentimientos de inseguridad de no saber cuándo decir “NO”.

No resulta fácil decir “NO”, bien sea porque nos gusta complacer a los demás o tememos las consecuencias de decir “NO”; «no voy a agradar», «voy a ser rechazado, agredido o abandonado». ¡Acepta la idea de que puedes ser juzgado! y pregúntate ¿A qué tienes miedo cuando no dices “NO”?

¿Cómo aprender a decirlo?

Además, es importante distinguir el cuándo, dónde, cómo y a quién. A veces por humanidad o en un momento puntual, podría no ser necesario decir “NO”.

Cuando empleamos el “NO”, éste debe ser directo y claro, sin explicar la respuesta, sin justificativos, desde el respeto. También ser consciente que estamos diciendo “NO” con nuestra comunicación no verbal; nuestra postura, mirada, gestos, silencios, nuestra atención…

Aprende a decir “NO” te permite decidir y elegir qué hacer con tu tiempo y a respetar tus emociones y sentimientos. No siempre debemos estar disponible para los otros. Ten claros tus innegociables, aquello a lo cual no estás dispuesto a renunciar.

Aprender a decir “NO” se adquiere con la práctica. Tenemos oportunidades diarias para decir “NO” cuando queremos decir “NO”. Este aprendizaje pasa por perder el miedo sobre lo que los demás piensan de nosotros. Algunos ejercicios que te pueden servir: visualiza las consecuencias negativas que puede generar al decir sí, se consiente de tu capacidad para comprometerte cuando dices sí, revisa el lenguaje no verbal, piensa que puedes no hacer aquello que no quieres hacer, o simplemente piensa que luego te alegrará el haberte mantenido en tu decisión.

En síntesis, al decir “NO” estamos siendo coherentes con nosotros mismos al no hacer nada que nos haga sentirnos mal, al respetarnos y pensar en nuestras necesidades. Aprender a decir que “NO” nos da seguridad, dado que en cierta manera es una forma de expresar nuestra opinión o defender aquello que queremos. Decir “NO” tiene que ver con dedicarte un tiempo para ti, valorarte y respetar tus necesidades.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.