¿Cómo afrontar la vuelta al trabajo semipresencial o presencial?

Trabajo semipresencial

Dos años de pandemia y dos años de teletrabajo para muchas personas. Comienza la vuelta a la “normalidad” y te preguntas cómo afrontarla, de que forma es lo más saludable. Lo cierto es que se han dado tantos cambios en la manera de relacionarte con el trabajo, que volver a lo anterior ya no será lo mismo.

¿Por qué cuesta adaptarte de nuevo a la rutina del trabajo semipresencial o presencial?

Sin duda, conociste las ventajas del trabajo en remoto.  Entre los puntos a favor que puedes haber descubierto del teletrabajo, están: ahorras tiempo en el transporte, puedes conciliar mejor la vida familiar y laboral y te permite organizarte mejor dado que posiblemente, no tienes tantas interrupciones.

Sin embargo, no todo es positivo cuando se trabaja desde casa. Puede que dediques más horas al trabajo, te cuesta desconectar, estas siempre disponible aún por fuera de horario o no puedes interactuar con tus compañeros de forma presencial. Lo ideal sin duda, sería un modelo flexible, unos dos días en casa y otros días en la oficina. Un modelo híbrido de trabajo semipresencial que combine el teletrabajo y el trabajo presencial.

Puede que volver al trabajo te esté resultando extraño después de tanto tiempo. Te has acostumbrado a trabajar desde casa y cuesta volver a retomar la rutina: salir temprano, tomar el transporte, volver a socializar con los compañeros de trabajo, son algunos de los puntos que te hacen pensar.

El teletrabajo abrió puertas que ahora es difícil cerrar. Te puedes estar haciendo preguntas que antes no te hacías ¿es necesario trasladarme a la oficina con el tiempo que esto implica? ¿Qué valor me va a producir esta reunión presencial? Ahora valoras más el tiempo.

Seis claves que te ayudarán a retomar la rutina de vuelta al trabajo semipresencial o presencial

✔︎   Aceptación de la vuelta a la rutina

Prepárate mentalmente para aceptar la vuelta a la presencialidad. Retoma las pequeñas rutinas del trabajo presencial, las rutinas dan estabilidad y seguridad. Organízate previamente, planifica y define cómo vas a enfocar tu día y semana. Prioriza y ten claro tus importantes.

✔︎ Toma lo bueno del teletrabajo y sacar provecho de la experiencia de estos dos años

Conserva algunos hábitos de tu experiencia teletrabajando. Por ejemplo, los momentos de alta concentración que lograste para realizar tus tareas importantes, libres de distracciones. Es bueno preguntarte, ¿cómo puedo llevar estos momentos de productividad al trabajo presencial. Por ejemplo, negociar unas horas sin interrupciones para realizar las tareas de más concentración.

✔︎ Date cuenta lo que significa emocionalmente el trabajo semipresencial o presencial

Observa que es lo que más extrañas del trabajo presencial durante el tiempo que teletrabajas y valóralo. Ahora que retomas la oficina, disfruta de estos momentos nuevamente. Pueden ser momentos como poder reunirte, socializar y hacer actividades grupales, o simplemente tomarte un café con tus compañeros.

✔︎ Fíjate unos objetivos nuevos para el retorno al trabajo presencial

Ahora que vuelves al trabajo semipresencial o presencial, aprovecha a observar todo con ojos nuevos, renovados. Fíjate objetivos retadores que te permitan hacer los cambios que siempre habías deseado. Por ejemplo, agrupar las tareas por temas, y solo consultar el correo electrónico, unas tres o cuatro veces al día, si tu trabajo te lo permite.

✔︎ Conserva los espacios personales que has descubierto durante el teletrabajo

Durante el trabajo en remoto, quizás por el ahorro de tiempo en los desplazamientos o en las reuniones presenciales, posiblemente descubriste nuevos espacios para relacionarte contigo mismo, espacios de lectura o un nuevo hobby. Conserva esos momentos para ti mismo donde puedas descansar, cuidarte y reflexionar.

✔︎ Conserva el equilibrio que lograste entre la vida personal y profesional

Ten presente tus objetivos y propósitos importantes, cuales son los hábitos de una vida saludable en lo personal y familiar que no puedes perder. Valora el tiempo que has pasado en familia durante el teletrabajo y cómo mantener esos espacios. Ten la experiencia presente para no perder los que has ganado en la conciliación familiar y laboral.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.