¿Cómo ser un buen líder?

buen líder

En un mundo de incertidumbre y cambios acelerados, la gestión del talento humano es uno de los factores clave para el desarrollo y crecimiento de las empresas. Para gestionarlo, el líder debe tener las competencias necesarias.

¿Y cuáles son estas competencias de liderazgo?

 

Lo primero, es diferenciar entre un líder y un administrador. El líder tiene una visión clara de lo que tiene que hacer, gestiona la organización hacia su objetivo, y motiva a su equipo. El administrador o manager es más bien un realizador, un ejecutor que hace correctamente las cosas.

Se entiende por liderazgo, la habilidad por parte del buen líder de influir en sus equipos y conseguir los objetivos empresariales fijados, consiguiendo así, el máximo potencial del talento humano de su empresa. El verdadero líder, además de actuar como un realizador orientado hacia logros concretos, cuenta con habilidades relacionales que le permiten movilizar y llevar a sus equipos en la dirección correcta. El líder sabe crear una visión de futuro inspiradora, motivadora para todas las personas, sacando la máxima implicación de estas.

Un buen líder es aquel que sabe cómo gestionar las relaciones, las personas y los equipos. Por consiguiente, el líder requiere del desarrollo de habilidades comunicativas y relacionales que le permitan lograr mover a la empresa/dirigir la empresa en la dirección correcta. Para el desarrollo de estas habilidades comunicativas y relacionales es necesario que, como líder, desarrolle capacidades para establecer relaciones sanas y constructivas. Además, se ha de contar con capacidad de escucha real, para estar atento a lo que el otro dice. Igualmente, es necesario por parte del líder, desenvolver habilidades para tener conversaciones asertivas, sabiendo decir lo que piensa y siente considerando a la otra persona. También, el líder desarrolla su empatía, es decir su capacidad de colocarse en la posición del otro, comprendiéndolo sin juzgar.

En síntesis, el buen líder es congruente con sus principios y valores, con lo que piensa, siente y hace, lo cual genera confianza y respeto de sus equipos. Un buen líder, apoya, trabaja en equipo, es buen comunicador, gestiona su inteligencia emocional, genera confianza y cuenta con pensamiento estratégico.

 

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.