rutinas de verano

Llega el verano y para muchos, también las vacaciones. Puede que asocies las vacaciones con no hacer nada y dejar al lado todas las rutinas saludables que has logrado durante el año. Por el contrario, las puedes asociar con un momento ideal para realizar nuevas acciones e introducir nuevos hábitos y rutinas de verano. Un tiempo para efectuar actividades que durante el año no has podido llevar a cabo.  

Así que lo primero es planear tus vacaciones, que tomes una decisión consciente de cómo quieres vivir el verano. Aprende nuevas actividades, prueba diferentes deportes y mantén hábitos saludables como la alimentación o el ejercicio. Si conservas tus hábitos, muy seguramente, la vuelta a la rutina después del verano no te será tan difícil.  

En este sentido, decide de antemano cómo quieres vivir tu verano y qué rutinas de verano tener, cómo vas a aprovechar el tiempo libre que tienes durante las vacaciones.   

Algunos tips para no perder la rutina en el verano: 

  1. Define que hábitos saludables de los que tienes ahora, quieres mantener. Por ejemplo, la forma de alimentarte o la rutina de ejercicios que te da energía y te mantiene en forma. También regula las horas de sueño, dado que tendemos a dormirnos más tarde y despertarnos también tarde. Toma una decisión consciente y programa un tiempo para continuar tus ejercicios, rutina de sueño o para tener una alimentación sana.  
  2. Prueba nuevos deportes, por ejemplo, deportes de playa, senderismo, e introduce variedad en tu día a día. Realiza deporte durante el verano, aunque sea con otro tipo de rutinas y más cortas. Aprovechas las horas de sol adicionales que te dan más posibilidades. Principalmente, practica aquellas actividades que no has podido ejercitar durante el año. Dedica un tiempo para actividades artísticas, aquellas que te gustaría realizar durante el periodo laboral pero no tienes tiempo. 
  3. Desconecta. Aprovecha también tus vacaciones para desconectar, hacer una limpieza tecnológica del móvil y redes sociales. Haz un buen uso de las plataformas digitales. Es un momento para descansar, desconexión y mantener los buenos hábitos. Toma una decisión consciente al inicio de tu descanso y te será más fácil mantenerla. 
  4. Además, es un momento para estar con tu familia, y realizar actividades en conjunto. Un momento para tener conversaciones con tus amigos, o estar en contacto con los libros 
  5. Puede ser también un momento para reflexionar sobre lo vivido y aprendido durante el año y en los planes que te gustaría realizar en el futuro. 

En resumen, aprovecha tu tiempo de tus vacaciones, haz cosas diferentes que te ayuden a relajarte y desconectar. Mantén tus hábitos sanos y así el regreso será más suave.  

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.