,

¿Cómo definir mis objetivos personales?

Objetivos Personales

Cuando te subes a un taxi, lo primero que te pregunta el conductor es ¿a dónde la llevo? Tú le dices la dirección precisa para que te pueda llevar, de lo contrario no sabrá donde llevarte.

El marcarte objetivos  claramente definidos en cada área de tu vida, te permiten saber exactamente qué quieres lograr. Podrás enfocar toda tu atención y energía en conseguirlos. Todo lo que haces tiene un propósito y en cada acción, avanzas en la dirección del objetivo que te has fijado.

El objetivo te permite crear el tipo de vida que te gustaría vivir. ¿Qué quieres lograr? Márcate objetivos, defínelos claramente en lo personal, profesional y relacional. Para hacerlo, te ayudará el formarte una clara imagen mental del resultado que quieres lograr. Además, tener definidos tus objetivos personales, te permitirá aprender a priorizar y tomar decisiones, tendrás claro a qué puedes y debes decir qué no, para centrarte en lo que realmente es importante para ti.

De todos los objetivos que te has fijado, tendrás uno o dos que son más significativos para ti. Clarifica bien cuáles son los objetivos prioritarios, y dedícale un tiempo cada día de la semana. Además, cuando formules tu objetivo, reflexiona con preguntas tales como ¿para que quiero esto? ¿qué conseguiré con ello? ¿qué significa para mi alcanzar este objetivo?

Buena formulación de objetivos personales

Ahora bien, para que puedas aumentar la posibilidad de lograr tu objetivo, este debes saber cómo definirlos. Los Objetivos personales deben ser expresados en los siguientes términos.

Positivo: El objetivo lo debes expresar según lo que SÍ quieres lograr. Por ejemplo, si el objetivo lo formulas “No quiero seguir fumando”, te orienta más hacia el problema que a la solución. Podrías reformularlo en términos de cómo sí te sentirías si dejaras de fumar.

Concreto: El objetivo personal lo debes formular de una manera específica, que te permita visualizarlo, que te conecte con imágenes y sensaciones que te motiven y debes escribir tu objetivo para conectar más con éste.

Contexto: Cuando formules tu objetivo personal, puedes responder a las preguntas, cuándo, dónde, con quien; te permiten tener los plazos definidos para cumplir tu objetivo.

Ecológicos: Al definir tu objetivo debes considerar los posibles impactos que tendrá cuando lo hayas cumplido. Es decir, respóndete a preguntas cómo ¿de qué manera tu objetivo afectará a tu vida? ¿a quien más podría afectar su consecución?

Medibles:  Si lo puedes medir, puedes realizarle seguimiento. Responde a la pregunta ¿cómo vas a saber cuándo has conseguido tu objetivo? Tendrás pruebas que te permitan evaluar los progresos que vas teniendo hacia tu objetivo.

Autogestionables: El objetivo debe depender de ti, esto significa que lo puedes controlar y que es alcanzable y realizable.

Adicionalmente, piensa en cuáles serían tus posibles limitaciones ¿qué es lo que te podría impedir conseguirlo? Y también en tus recursos, con cuáles cuentas y cuáles son los recursos adicionales que necesitas.

Finalmente, ¿por dónde comienzas? Si los objetivos que te has fijados son muy ambiciosos, empieza con cosas pequeñas, trocea el objetivo en pequeñas tareas. Define cuál es el primer paso que tienes que dar y hazlo. Toma acción, empieza a recorrer el camino que te llevará a donde tú has definido que quieres llegar.

 

“Si no sabes adónde vas ¿cómo sabes si has llegado?” Robin sharma.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.