AUMENTA TU CAPACIDAD DE ACCIÓN

aumenta tu capacidad de accion

Tienes un poder innato que para potenciarlo, comienza por eliminar todo lo que te dispersa, las molestias que te absorben energía.

 

Si no sabes muy bien por dónde comenzar, qué hacer para poner orden en tu vida y realizar grandes cambios, empieza por pequeños acciones y decisiones.

Como bien lo describe Talane Miedaner, en su libro, Coaching para el Éxito, comienza con ejercicios prácticos para lograr el orden y equilibrio en muchos aspectos importantes de tu vida. En su primer capítulo, Aumenta tu poder innato, la autora, da unas recomendaciones muy sencillas para ahorrar energía y “aumentar tu poder innato: eliminar todo aquello que te absorba la energía e incorporar todo lo que te la dé”.

Con una mirada a tu vida, a los asuntos pendientes y molestias que te distraen y absorben energía en el día a día, podrás darte cuenta que, aunque sencillo, lo importante que es, tomarte un tiempo para poner en orden los aspectos básicos de tu vida.

Aumenta tu capacidad de acción

Miedaner desarrolla ejercicios prácticos que te ayudarán a ahorrar energía y aumentar tu capacidad de acción, los cuales quiero resumirte a continuación, los más significativos:

  • Elimina todas las pequeñas molestias: Comienza identificando todas las cosas que no toleras en tu vida cotidianay te agobian e irritan, tanto en lo profesional como en lo personal, y haz una lista. Por ejemplo, documentos por archivar, facturas por pagar, cosas por arreglar, ropa por sacar, o relaciones que no van bien. El solo hecho de hacerlas conscientes, de nombrarlas, ya es un primer paso. Luego, fíjate una fecha para ejecutarlas, y las vas realizando, poco a poco, en el periodo establecido. Los pequeños inconvenientes, absorben tu energía y te distraen de tus problemas más vitales. Comienza con todas aquellas situaciones que puedas resolver, que estén en tus manos.
  • Suprime los escapes de energía:  Darte cuenta cómo consumes tu energía, en que hábitos sin sentido, adicciones desgastantes, se te va tu tiempo. Por ejemplo, relaciones demandantes, o noticias negativas.
  • Crea nuevos hábitos diarios:  En las mañanas, tómate el tiempo para planificar tu día, cómo quieres vivirlo. Qué nuevo hábito quieres adquirir que te ayude a cortar con uno viejo y lo puedas reemplazar. Por ejemplo, caminar, comer sanamente, ahorrar. Además, haz seguimiento a tus logros y reconocerte por esto y trabaja un hábito por vez, para que sea factible incorporarlo.
  • Elimina los “deberías”:  Como dice la autora, “Los deberías son aquellas cosas que creemos que debemos hacer, que representan una obligación, pero que, de hecho, no nos interesan”. Los deberíaste pueden agobiar y alejar de lo que realmente quieres lograr. Reemplaza los debería por algo que verdaderamente quieres y que sea posible lograrlo.
  • Establece unos límites firmes:  Es decir, determinar hasta donde pueden llegar los demás en el trato contigo. Los límiteste ayudan a protegerte y sentirte mejor. Por ejemplo, un límite a no permitir recibir malos tratos físicos, o que te levanten la voz, te critiquen sin fundamento, o te hagan comentarios despectivos.
  • No ignores lo pequeño:  Como decía un profesor de Gestalt, las pequeñas molestias no dichas a tiempo, se convierten en ira. Así, también lo sugiere Miedaner, “acostúmbrate a pedir explicaciones en el momento sobre lo que te molesta, o tan pronto como sea posible y adecuado”, pues todos estos comentarios insignificantes, se acumulan y cavan tu autoestima. En este sentido, no ignores lo pequeño y lo importante, por lo tanto, reacciona y expresa a la otra persona lo que te molesta, en el mismo momento, para no acumular rencores.
  • Todo es bueno, incluso lo malo: Es darte cuenta que todo tiene su lado bueno, inclusive lo más desagradable, dado que, para apreciar la vida en su plenitud, es necesario también experimentar su opuesto. Como se dice en sistémica, aquello a que te resistes, persiste. Acepta las experiencias que estás viviendo, como parte de los acontecimientos de la vida, como parte de la totalidad de tu experiencia vital.

Finalmente, realiza en cada día, algo que te ilusiona, algo especial que te ayude a vivir plenamente. Como ves, son prácticas sencillas, del día a día, que te permiten ahorrar energía e incrementar tu capacidad de acción. Es decir, concéntrate en lo que realmente es importante para ti, reduciendo todo aquello que te distrae y consume energía vital. Aprende a protegerte a ti misma de relaciones insanas, de hábitos negativos, y así, puedes recargar tu energía y poder personal en el día a día.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.